Wise HS

Actualidad PGCPS

Técnico experto energiza el salón de clase con experiencias del mundo real

Técnico experto energiza el salón de clase con experiencias del mundo real

  • Equipo PGCPS |
  • 7 febrero 2020

Email


El maestro de tecnología automotriz de la Escuela Superior Suitland Ryan Asmussen compró su primera casa a la edad de 23 años cuando estaba ganando un poco más de 80,000 dólares al año trabajando como técnico experto certificado para Toyota y Lexus. 

Hoy, después de una carrera de más de una década en la industria, Asmussen está escribiendo un nuevo capítulo en su vida, uno que trae su experiencia en el mundo real al salón de clase. Esto con el fin de guiar a los estudiantes por el ya conocido y eficaz camino de poner en práctica las habilidades aprendidas durante la Educación Técnica y Profesional (CTE) recibida en la Escuela Superior.

“Los técnicos de más alto nivel pueden ganar mucho dinero sin incurrir en deudas estudiantiles”, dijo Asmussen, quien a lo largo de su carrera ha recibido capacitación adicional, toda ella pagada por sus empleadores. “En un buen concesionario, usted puede ganar $40.000 dólares durante su primer año, $65.000 el segundo y hasta $80,000 durante su tercer año, pudiendo llegar a ganar al rededor $110,000 dólares.

Los estudiantes del programa de técnico automotor aprenden a diagnosticar y a reparar los componentes del motor, la transmisión y los sistemas de transejes de los vehículos. Usando un equipo de diagnóstico computarizado y herramientas especializadas, los estudiantes ponen en práctica su conocimiento de los motores, pensamiento crítico y capacidad de resolución de problemas para mantener y reparar automóviles y vehículos livianos.

En Suitland, la clase de Asmussen es práctica. Los estudiantes pasan la mitad del tiempo en el salón de clase y la otra mitad en el taller, aprendiendo lecciones sobre los frenos, la suspensión, los asuntos eléctricos y más, a través de la reparación de vehículos del personal escolar y de la comunidad. 

Ashley Estrada, estudiante de penúltimo año de la escuela superior, quien Asmussen señala como una de sus estudiantes más sólidas, dice que ha estado fascinada por los vehículos y las reparaciones por mucho tiempo; un interés que surgió viendo a su padre trabajar como mecánico. De forma similar, Christopher Oporto, estudiante de penúltimo año de la escuela superior, conoció la carrera gracias a su familia y planea trabajar en la reparación mecánica para el Metro al tiempo que trabaja en un proyecto en común con su padre.

Los programas CTE  de PGCPS como el de Asmussen son como escuelas dentro de las escuelas; un modelo basado en tendencias proyectadas de la fuerza laboral y oportunidades de empleo futuro en Washington DC y el área metropolitana. Todos los programas tienen relaciones colaborativas sólidas con negocios, la industria y la educación postsecundaria.

Además de preparar a futuros técnicos automotrices, Asmussen potencia sus relaciones y su conjunto de habilidades, tanto para obtener ingresos adicionales como para forjar nuevas alianzas que beneficien a los estudiantes. En solo tres años supervisando el programa en Suitland, Asmussen se ha asociado con los concesionarios locales de Ford, Chevrolet y Lexus quienes están contratando estudiantes inmediatamente después que se gradúan.